Borja Pérez Galnares

En este inicio de curso, al igual que sucede cada año, las redes se inundan de los lemas de las diferentes campañas pastorales de inicio de curso. Detrás de la creación de estos lemas siempre hay un profundo trabajo de búsqueda y discernimiento: ¿Qué actitudes queremos destacar este año? ¿Cómo ponerlas de manifiesto en un eslogan?

En la Región hemos elegido “Caminando Juntos” como eslogan para este curso, con la intención de reflejar esa actitud de escucha con aires de sinodalidad que pretendemos llevar a cabo este año. Algunas de las provincias se han unido a este lema o han creado otros que, priorizando otras ideas más adaptadas a sus realidades (más que familia, la casa en la roca), encajan bien con el espíritu de caminar juntos y construir en familia los odres nuevos que requiere el vino nuevo.

El título de este artículo es una fusión de los lemas pastorales de las inspectorías SDB («Abriendo caminos», lema conjunto para las dos inspectorías) y FMA («¡Contigo todo es mejor!») de España. Dos lemas muy sugerentes que, recitados de forma conjunta, adquieren si cabe más fuerza, y nos recuerdan el espíritu de misión compartida que subyace también bajo nuestro “Caminando Juntos”.

Abriendo caminos nos habla de empezar algo nuevo. Abrir caminos que no existen o que han quedado obsoletos. Caminos que a veces transitan por territorios desconocidos, pero que se abren paso y nos permiten avanzar hacia metas que, al inicio de esos caminos, no nos habíamos planteado. Abrir caminos sugiere también un «primer anuncio» ya que, como Familia Salesiana, todos estos caminos que vayamos abriendo y transitando en nuestras actividades pastorales solo tienen sentido si se hacen acompañados de los jóvenes y sus familias y llevan a un encuentro con Jesús, sean caminos más o menos directos, más o menos empinados.

¡Contigo todo es mejor! nos habla de que estos caminos no los abrimos y recorremos solos. Los recorremos junto a las personas que nos están esperando en nuestras obras, especialmente los jóvenes. Y los recorremos junto al Señor que nos acompaña en nuestro camino, haciéndose el encontradizo, aunque a veces no los reconozcamos hasta el final del camino. Y el camino así recorrido, siempre es más llevadero de transitar.

Abriendo caminos contigo, todo es mejor nos habla de todas las cosas anteriores, pero también de otras muchas que, leído el lema conjunto, se aportan como novedad. Porque eso es precisamente la misión compartida: Una forma de aportar un valor añadido a lo que aportan la suma de nuestras acciones y tareas llevadas a cabo de forma individual. Nos habla de que abrir nuevos caminos siempre es más fácil si lo hacemos acompañados de otros hermanos, de la Familia Salesiana, de la Iglesia local. Personas que nos complementan aportando aquello de lo que nosotros adolecemos. Y nos habla por supuesto del Señor que nos acompaña en nuestro caminar, de su presencia en cada persona, en las alegrías y en los sufrimientos. Una presencia que es vino nuevo en nuestras vidas, que las transforma y las hace plenas.

Os invito a hacer de estos lemas algo más que un eslogan. Que seamos capaces de avanzar juntos a través de los caminos que, con otros hermanos, con el Señor, vayamos abriendo a lo largo de este curso.

La Virgen quiere que empecemos una sociedad.
He pensado mucho tiempo qué nombre ponerle. Nos llamaremos “salesianos”
(San Juan Bosco)